Squamish Pared del Chief Grand Wall 5.11a 300 metros


Primera Ascensión: Jim Baldwin y Ed Cooper en 1961.

Material necesario: Single Rack hasta el número 4. Y dos juegos más del 2 al 3. Fisureros.

Esta escalada de fama mundial con gran patio es un «obligado» para aquellos con la experiencia suficiente. Paños de roca limpios de perfeto granito quedarán bajo tus pies mientras asciendes por las fisuras finales hacia la cumbre. Lo tiene todo: buena roca, fisuras perfectas, slabs con alejes, invertidos agotadores, placas delicadas…. y una de las mejores vistas de Squamish.

La vía Grand Wall consta de 6 largos , que empiezan en el famoso Split Pilar. Hay varias maneras de llegar a ella. Nosotros utilizamos dos vías, Apron Strings de 2 largos (5.10b + 5.10a) + Mercy Me de otros 2 largos (5.7 + 5.8). En total 10 largos sin desperdicio.

Largo 1 (5.10b): Bavaresa sobre un perfecto diedro tumbado. El diedro es de Aliens. La parte dura es el final de la fisura, ya que se estrecha a fisura de yemas.

Primer largo de la vía Apron Strings.

Largo 2 (5.10a): Continuar por el diedro, tiene un paso al final. Para alcanzar una fisura tumbada de manos y puños, muy disfrutona.

Segundo largo de la vía Apron Strings.

 

Fisura con forma de rayo.

Largo 3 (5.8): Placa tumbada de regletas netas con alejes (3 bolts en 40 metros).

Placa tumbada con alejes.

Largo 4 (5.9): Empezamos el segundo largo de la vía «Mercy Me» saliendo de la reunión a izquierdas. Pasado el segundo bolt hacemos una travesía a la derecha hasta una enorme laja en la que nos montamos. Después todavía nos quedará un paso difícil hasta la reunión, que se encuentra debajo de un gran techo.

Placa tumbada con alejes.
Reunión debajo del gran techo.

Largo 5 (5.10b): Una travesía descendente a derechas nos deposita en un bolt, para afrontar otra travesía ascendente de autoprotección con mucho patio bajo nuestros pies. Equilibrio. Todavía nos quedará un pequeño tramo de artificial equipado hasta la base del Split Pilar.

 

Largo 6 «Split Pilar» (5.10b): Este largo consiste en unos 40 metros de fisura de manos hasta una perfecta repisa donde se encuentra la reunión. Reservar unas piezas medianas para el final. Un poco extenuante para el grado.

Split Pilar.
Split Pilar visto desde los rapeles de bajada.

Largo 7 «The Sword» (5.11a + un tramo en A0): Comienza por un diedro técnico que se va estrechando. Te obliga a salir del diedro (una mirada al monte Garibaldi) para volver a entrar al diedro. Se vuelve más técnico hasta llegar a la cuerda fija salpicada por bolts. De ahí hasta la reunión. Apoteósico.

Comienzo en bavaresa del largo 7 «The Sword».
Entrando en el segundo diedro.

 

Agarrando la cuerda fija del tramo de artificial.

Largo 8 «Perry´s Layback» (5.11a): Bavaresa física con malos pies. Totalmente equipado con bolts.

 Largo 9 (5.10a): Salimos de la reunión en travesía por una repisa, para afrontar una placa técnica tumbada que nos deja en una repisa. Precioso largo protegido con algún bolt.

Largo 10 (5.10c): Escalas un árbol para llegar a la laja de invertidos la cual rodeas hasta llegar a la repisa final.

 

Ese día cenamos en el Cliffside Cider.
http://www.cliffsidecider.com

Una joya escondida escondida en ‘Ted Town’, entre 2nd y el callejón:

103-37760 2ND Ave
Squamish
V8B0B6

 

El lugar está un poco escondido, tiene una terraza exterior con muy buen ambiente.
Se caracteriza por las sidra de manzana, artesanales con mezclas y sabores únicos.
Cereza, Jengibre, Melocotón, Maracuyá, Fresa…..

 

Además suelen tener música en directo y un Truck Food que hace hamburguesas bastante buenas. Aunque para nosotros su fuerte son las birras, todas las tardes nos pasamos a por nuestra IPA después de escalar.

 

 

Picu Urriellu – Gizon berri bat naiz 7b+ (6b+ obligado) 550 metros

Primera ascensión: Abierta por Ramón Portilla y Jon Lazkano en 1989 utilizando técnicas de escalada artificial. Ellos mismos reequiparon la vía en 1994 con la idea de escalarla en libre, lo que consiguieron con algún punto de reposo, siendo liberada íntegramente  por los vascos Iñigo Basterra y Anger Gardeazábal en 1994.

Material Necesario: 14 cintas y material de reunión. Un juego de friends y otro de empotradores para los 3 últimos largos.

 

Al contemplar desde el refugio la pared de la cara Oeste del Picu resulta incrédulo imaginarse una línea que lo surque directamente de abajo arriba, como si el camino de la vía lo dibujara un niño pequeño: una línea recta hasta lo más alto.

Esa vía es precisamente la «Gizon berri bat naiz», un camino directo al cielo, pasando continuamente por paños de roca inmejorables.

Tiene fama de ser «una de las mejores del mundo en su grado «, y en su estilo. La verdad es que surcar la cara Oeste del Picu, de manera tan directa, es un lujo. Una pared con tanta historia. Además cada largo es brutal, no tiene uno malo. Y para más inri , la calidad de la roca es excepcional (a menudo comparada con la caliza de Taghia y el Verdón…).
Los largos duros están equipados con carácter deportivo, y los fáciles con mucho aleje lo que le da un carácter de aventura a la vía. Conviene llevar un juego de friends para complementar.

Escalada a vista de verdad, ya que no encontraremos rastro de magnesio.

 

Sigue leyendo «Picu Urriellu – Gizon berri bat naiz 7b+ (6b+ obligado) 550 metros»

Midi D´Ossau – Eperon Est a la Punta Jean Santé 6b 260 metros

 

Primera Ascensión: Jean y Pierre Ravier el 4 y 5 de julio de 1955.

Material necesario: Friends del 0,5 al 3,5. Fisureros y cintas largas.

Otra pequeña joya de los hermanos Ravier en su montaña predilecta. Es una vía corta para ser el Midi perov solo por el último largo de fisura merece la pena escalarla. Este largo puede resultar difícil de encadenar, pero se pasa bien debido a las grandes posibilidades de protección.

Los hermanos Ravier, nacidos en Paris, el 20 de octubre de 1933, se vieron obligados al traslado de su familia a la vida en el campo durante los años de la guerra de 1939 a 1945, lo que suponía un privilegio para niños de ciudad, que evitaban así los rigores, los riesgos y la penuria alimentaria.

El pueblo donde se mudaron se encontraba justo al pie de los Pirineos. De aquella época data su primer contacto con la montaña.

Después de una temporada consagrada a la ascensión a algunas cumbres por su vía normal (Vignemale y Monte Perdido, entre otras) tomaron la decisión de volar con sus propias alas y fuera ya de las vías más cómodas. Hicieron varias ascensiones difíciles, las clásicas en aquella época, durante el verano de 1950 (tenían entonces 17 años). Al año siguiente se enfrentaron con lo que estaba considerado como el nivel máximo de dificultad: la cara Norte del Petit Pic d´Ossau por la vía Ollivier (que habían repetido ya centenares de veces en su imaginación, leyendo el relato épico que aparecía en el libro de Robert Ollivier) y luego el Couloir de Gaube, por supuesto.

«Una vez que adquirimos un buen conocimiento de la historia del pirineísmo, nos dedicamos a buscar la solución de los “últimos problemas” que habían dejado sin resolver nuestros predecesores (Ia guerra había congelado la progresión del pirineísmo). Hicimos la cara Norte del Piton Carré, Ansábere y la Torre de Marboré, entre otras de las escaladas que hasta entonces habían rechazado todas las tentativas de ascensión. Y después en el Ossau particularmente recogimos el testigo de manos de Robert Ollivier y durante una quincena de años este macizo se convirtió realmente en nuestra montana predilecta.

El material que usábamos era absolutamente rudimentario. No disponíamos más que del mínimo estricto, y eso por dos buenas razones: en primer lugar, en aquella época había muy poco material en el mercado, y además, nuestros medios financieros eran muy limitados. Recordamos, por ejemplo, haber hecho confeccionar tacos de madera y tableros para vivac, por un amigo vecino, dueño de una carpintería.

Algo parecido ocurría con las técnicas de escalada, que no estaban ni desarrolladas ni afinadas en escuelas de roca. Nunca hemos sido adictos al entrenamiento furibundo, tal como se concibe hoy en día. Los pocos conocimientos que adquirimos en este dominio (y que no han crecido mucho a lo largo de los años) se deben sin duda a la consulta de algunos manuales técnicos de alpinismo. Somos pirineístas autodidactas, instintivos, que no hemos aprendido prácticamente nada fuera de nosotros mismos… Y en esas nos hemos quedado … renunciando a evolucionar, a adoptar novedades, inventos (que a veces son, sin embargo, muy cómodos).

Por ejemplo, nunca hemos usado zapatillas o “pies de gato” para escalar (dicen que hacen ganar algún grado). ¡lncluso tardamos mucho en utilizar el arnés!.
Examinando una foto tomada durante nuestra lejana ascensión al Couloir de Gaube, un amigo nos ha asegurado ique llevábamos los crampones puestos al revés (lo de atrás adelante)! Desde luego, se trataba de crampones antediluvianos, austriacos, hechos de hierro forjado y comprados en alguna tienda de antiguedades. Como ves, somos pirineistas fuera de las normas, y de los que no hay que poner como ejemplo.»

 

Leer más

 

Aproximación: Desde el refugio debemos llegar a la parte baja de la muralla de Pombie, para ascender por la evidente diagonal en busca de la entrada al corredor Pombie-Suzon. Justo antes de la entrada encontramos a mano izquierda el comienzo de la vía marcada con un hito.

Conviene ir con tiento en la vira, nosotros lo hicimos desencordados pero si se siente inseguridad mejor encordarse, ya que se va ganando mucha altura y un resbalón puede ser fatal. En mitad de la vira hay una reunión.

 

 

Desde Portalet, la vistas como siempre espectaculares.

 

Se aprecia la vira hasta el corredor Pombie-Suzon.

 

 

Comenzamos por la vira Pombie-Suzon.

 

Largo 1, V, 40 metros: Pequeño paso a bloque para superar un desplome, giramos hacia la derecha y enfocamos un diedro que nos deposita en una repisa. Reunión de 3 clavos.

 

 

Largo 2, V+, 35 metros: Salida a bloque, y continuamos por un bonito y estético diedro. Al final salimos a la izquierda en busca de una incómoda reunión en placa. Reunión de 3 clavos.

 

 

 

Largo 3, 6a, 25 metros: Ascendemos por unas fisuras, y al altura del techo hacemos una expuesta travesía difícil de proteger. Los dos clavos que marca el croquis en el techo no están, de manera que queda una travesía picantona hasta alcanzar un clavo salvador. Desde ahí hasta la reunión terreno fácil. Reunión de 3 clavos.

Llegando a la travesía.

 

Una mirada atrás.

Largo 4, IV+, 35 metros: Salimos a la izquierda y remontamos por terreno fácil hasta montar reunión de un clavo a reforzar.

 

 

Largo 5, IV, 40 metros: Seguimos con tendencia a derecha hasta colocarnos debajo de unas fisuras verticales. Reunión en un bloque sólido.

Largo 6, V, 45 metros: Superamos un diedro con un poco de deplome (dos clavos). Después seguimos en recto por otro diedro herboso que nos empuja a salirnos hacia su izquierda en busca de la bavaresa que nos dejará en la siguiente reunión, a los pies de la fisura del último largo. Muy buen largo.

 

Largo 7, 6b, 40 metros: Salimos por fisura de dedos tumbada, tras un reposo nos metemos en un diedro/offwith que se va dejando aunque intimida. Escalada técnica de gesto. Llegamos a otro buen reposo para coger aliento, hay una reunión antigua llena de cordinos en mal estado (probablemente la que montaron los Ravier en su día) que nos saltamos. A partir de ahí espectacular fisura de manos hasta la reunión. Sólo por este largo merece la pena hacer esta vía. Espectacular.

 

 

 

La jamada la hicimos en el estupendo Restaurante El Embalse, en el pueblo de El Pueyo de Panticosa. Se ha convertido ya en un clasicazo de 7p7j. Nos encanta !

Restaurante «El Embalse»:

Calle Mayor 10
El Pueyo de Jaca,
22662 Panticosa
+34 974 48 70 48

fachada

Restaurante rustico y familiar. Comida casera y buen trato.
Menú de 16€ con variedad de primeros y segundos:

PRIMEROS
Potaje de garbanzos
Sopa de cocido
Borrajas
Macarrones con tomate chorizo y jamón
Pudding de puerro, setas y gambas
Patatas encebolladas (asadas)
Cogollos con anchoas
Ensalada con gulas y gambas

SEGUNDOS
Conejo Brasa
Codorniz Brasa
Muslo de pollo Brasa
Solomillo de cerdo con salsa roquefort
Chuletas de cordero Brasa
Lubina plancha

Salmón plancha con salsa Provenzal
Estofado de jabalí
Rabo de Toro

Nuestra recomendación:  Los garbanzos (suaves) y el conejo a la brasa (con ali oli).

 

Atxarte – Eros y Thanatos 6c 90 metros

 

Primera Ascensión: D. Cid y José Luis Zuloaga «Zulu» en 1986.

Material necesario: Vía equipada con parabolts. Se pueden llevar friends medianos para el último largo de V, ya que este último largo está limpio.

Otra clásica de Atxarte. La vía recorre un marcado espolón, con ambiente y muy buena roca. Las vistas son excepcionales y además se puede hacer cima del Aitx Txiki mediante unas trepadas tras escalar el último largo (V). Los largos se van dejando escalar, más de continuidad que de pasos duros. Una imprescindible para amantes de Atxarte.

Sigue leyendo «Atxarte – Eros y Thanatos 6c 90 metros»

Barranco de la Hoz – Pañoleta Blanca 6b+ 110 metros

Primera Ascensión: Abierta por Jesús Gálvez y Santi Llop a comienzos de los años 80.

Material necesario: Fisureros, microfriends y Friends (un número 4 muy útil).

Esta excepcional vía, que se encuentra en la Peña del Agua, sigue un sistema de diedros y fisuras evidentes siendo coronada por una estética chimenea.

Sigue leyendo «Barranco de la Hoz – Pañoleta Blanca 6b+ 110 metros»

Barranco de la Hoz – Caballo Loco 6a 110 metros

El barranco de la Hoz es un lugar especial, esto se percibe nada más llegar. El tipo de sustrato que conforma sus paredes es poco habitual en España, si no único. La extraña combinación de conglomerado y arenisca que las caracteriza consigue transportarte de Riglos a Utah en apenas 2 largos de escalada, sin exagerar, literalmente.

Un nutrido grupo de escaladores liderado por el incombustible Jesús Galvez realizó las primeras aperturas allá por finales de los años 70. El barranco forma parte del parque natural del alto Tajo y la escalada se encuentra obviamente regulada. Antes de acercarse a este maravilloso rincón, recomendamos encarecidamente revisar las restricciones.

La escalada en el barranco se desarrolla fundamentalmente sobre fisuras y diedros. Se trata de escalada de autoprotección, seria y comprometida que no recomendamos si no se domina mínimamente la técnica de empotramientos y cerrojos. La mayoría de vías carece de reuniones y seguros fijos salvo algunos clavos, puentes de roca y tacos de madera. No hay disponible mucha información sobre esta zona en un intento por preservarla y protegerla de una posible masificación. Lo entendemos y nos parece razonable. Un grupo de escaladores locales vigila las nuevas aperturas y se asegura de que estas continúen la filosofía de las anteriores, haciendo especial hincapié en el respeto a los itinerarios ya existentes y el carácter general de autoprotección de la escalada.

Lo que en principio se trataba de una escalada de preparación para Ordesa pronto adquirió un carácter propio y se transformó en una experiencia intensa y reconfortante.

Sigue leyendo «Barranco de la Hoz – Caballo Loco 6a 110 metros»

Atxarte – Tintín en Atxarte 6b+(6a obligado) 365 metros

Primera Ascensión: Fernan, Antxon, Adi e Iñaki en Octubre 2020.

Material necesario: Friends del 0,1 al nº 3. Fisureros y 14 cintas express.

La vía transcurre por una serie de placas en la parte baja del Alluitz para luego surcar de forma soberbia la pared a la izquierda del espolón de los Eibarreses, por donde transita la ya clasica » La cabra de Judas». De dificultad no excesiva pero expuesta en algunos tramos. Los largos superiores a la grada herbosa no nos dejarán indiferentes. Una bonita vía de aventura en la que disfrutaremos de la soledad de la vertiente suroeste del Alluitz.

Sigue leyendo «Atxarte – Tintín en Atxarte 6b+(6a obligado) 365 metros»

Peña Cigal – GREIM 6c+ (6a+ oblig) 170 metros

Primera Ascensión: La vía fue abierta por miembros del Greim de Potes y reequipada con posterioridad por Antonio G. Corbalán y F. Javier Calleja (Elías)

Material Necesario: 14 cintas express. La vía está equipada con parabolts.

Esta modesta cumbre de 1.532 metros, en las estribaciones de los Picos de Europa y custodiada por la pequeña localidad de Caloca, contiene un paredón calizo de 250 metros en su vertiente suroeste. La vía Greim busca el diedro central de la parte izquierda de la pared (6c+), para lo cual tendremos que escalar 2 largos de placa salpicados por lajas. Merece la pena reseñar el último largo de canalizos que nos transportará al Picu Urriellu.

Sigue leyendo «Peña Cigal – GREIM 6c+ (6a+ oblig) 170 metros»

Peña Cigal – Bifrost 6c (6a+ oblig) 270 metros

Equipada por: Antonio G. Corbalán en 2016.

Material Necesario: 16 cintas express. La vía está equipada con parabolts.

Esta modesta cumbre de 1.532 metros, en las estribaciones de los Picos de Europa y custodiada por la pequeña localidad de Caloca, contiene un paredón calizo de 250 metros en su vertiente suroeste. La vía Bifrost surca su parte central por la zona anaranjada. Dos largos de placa sobre roca pinchuda nos depositan en una sucesión de diedros Ordesianos. Es una pena que la vía transcurra tan a menudo sobre roca dudosa en su parte central, obligándonos a prestar atención en muchos pasajes, porque la vía es buenísima. 

Durante los últimos años esta zona de escalada ha entrado en una fase de letargo, lo que unido a la reciente apertura de la vía y al pequeño número de repeticiones no ayuda al mantenimiento y limpieza de la misma.

Sigue leyendo «Peña Cigal – Bifrost 6c (6a+ oblig) 270 metros»

Larribet – Renforts Estivaux 6c (6a+ oblig) 240 metros

El Balaitús nos vigilará durante toda la escalada.

Primera Ascensión: M. Castells, J.M Dulhein y G. Traile en 1999.

Materia Necesario: 15 cintas expres. La vía está equipada con parabolts.

Impresionante vía que recorre placas y muros de setas (tafonis). Todos los largos son excepcionales. Su vecina «Ecole Buissonnière» nos gustó, y esta nos dejó totalmente fascinados. Muy recomendable. 5 estrellas.

Sigue leyendo «Larribet – Renforts Estivaux 6c (6a+ oblig) 240 metros»